Aclaración: Me gusta Totodile, por lo que se merece estar ahí. Este NO es un blog de Pokémon. O si...

domingo, 4 de octubre de 2015

La propuesta indecente. (Destripando)

Hoy estaba pensando que estaría bien jugar a ser Dios... Pero después de un rato he pensado Qué coño, mejor jugar a ser Romeo Santos, que es más guapo, más rico y más dominicano. Y sí, eso es lo que vamos a hacer. Y sí, lo he pensado así, en cursiva.

Imagino que conoces a este señor y a su famosa canción "Propuesta indecente", y si no lo has hecho siento tu falta de capacidad auditiva, porque ha sonado en todos los altavoces de todas las discotecas y en todas las fiestas de todos los pueblos de todas las ciudades de este país durante más de un año. Vamos, una delicia. Y también va a ser una delicia destriparla, ya lo veréis. La tienes aquí, por si eres de los más despistados.

Y allá vamos:

Hola... Me llaman Romeo... es un placer conocerla. (Vale, bien, un tío educado. Ya no quedan hombres así.)
Qué bien te ves. Te adelanto, no me importa quién sea él. (Bueno, un poco atrevido pero el que avisa no es traidor. Si es que vaya hombre.)
Dígame usted si ha hecho algo trav

A ver, no. No, me niego. Si es que este señor es demasiado buen señor como para que esconder algo maléfico entre sus letras. Como mucho quiere echarle un polvete a la muchacha pero vaya, sin maldad alguna. Pero algo tiene que esconder, todos tenemos algo que esconder y él no va a ser menos, por muy latin lover que sea, oye.

¿Y si lo que esconde no está entre sus letras, sino en las letras mismo? Sé que puede parecer complicado de entender, pero con hechos todo es mucho más fácil de ver. Os voy a dejar aquí su estribillo, probablemente la parte más conocida de la canción y la más cantada por los fans. Vamos a observarla bien.

¿Y si te invito a una copa y me acerco a tu boca?
Si te robo un besito, a ver, ¿te enojas conmigo?
¿Qué dirías si esta noche te seduzco en mi coche?
Que se empañen los vidrios y la regla es que goces.
Si te falto al respeto y luego culpo al alcohol,
Si levanto tu falda, ¿me darías el derecho
A medir tu sensatez? Poner en juego tu cuerpo.


"Una boca como esta te voy a robar"
Nada parece fuera de lo común, pero en este caso el orden de los factores si altera el resultado. Y es que simplemente cambiando un par de palabras de sitio, la propuesta de Romeo da para una temporada entera de CSI. Os lo muestro,

¿Y si te invito a una boca y me acerco a tu copa? (No solo va a robarle la boca a su novia, prometida, te-acabo-de-conocer-pero-como-soy-latino-no-pasa-nada o lo que sea, sino que también le va a pimplar la copa. Con lo caros que están los cubatas hoy en día, y eso que te echan garrafón)

Si te robo un besito, a ver, ¿te enojas conmigo? (Encima con recochineo. Cómo se va a enojar si le robas un besito si le has robado la boca, desvergonzado.)

¿Qué dirías si este coche te seduce en la noche? (No contento con dejar sin boca a la chica, va a permitir que su coche abuse de ella en la oscuridad. Que a ver, debe tener dinero y no será un Ford Fiesta, pero que de todos modos esto no está bien. Está feo.)

Que se empañen los vidrios y la regla es que goces. (No tiene boca, está siendo seducida por un coche y aun le pone reglas. Y si no goza, ¿qué pensará hacerle? ¿Va a seguir robándole alcohol?)

Si te falta el alcohol y luego culpo a tu respeto. (¡¡Efectivamente!! Va a seguir robándole alcohol, hasta que le falte, hasta que no quede una gota en todo el bar. Pero es que no contento con ello, va a decirle que es por su bien, para que la gente no le pierda el respeto. Parece que Romeo controla las mentes humanas y sabe cómo jugar al despiste.)

Si levanto tu cuerpo, ¿me darías el derecho a medir tu sensatez? Poner en juego tu falda. (Míralo. Míralo, Claro, como no tiene boca para quejarse, pretende levantarla en volandas y en un descuido quitarle también la falda para jugársela quien sabe dónde. Al poker quizás. O tal vez al mus.)

Definitivamente, este señor no es lo que esperaba. Ahora da mucho más miedo que antes, y que no os engañe su sonrisa de buena gente, que probablemente no es suya. Igual es alguna que ha robado por ahí. ¿Sabéis lo peor? Que como siga este método, va a tener canciones para toda la vida. Aunque sigan todas la misma estructura, eso a la gente le gusta.

¿Y si me acerco a tu boca y te invito a una copa? ¿Y si me acerco a tu boca y te invito a una copa? ¿Y si te invito a un acerco y te copo una boca? ¿Y si te boco la copa y te invito el acerco? ¿Y si te copo un invito y en la boca me acerco?

En fin, lo de este señor no es amor, lo que él siente se llama obsesión. Temed a Romeo Santos, por vuestro bien.


No hay comentarios:

Publicar un comentario